miércoles, 18 de enero de 2017

Enamorarse de la lectura, por segunda vez...


Un amanecer de 1945 un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambiará el rumbo de su vida y le arrastrará a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad.

No sé cuántas veces ya he escrito y borrado, escrito de nuevo y vuelto a borrar. No me sale hacer una reseña “normal”, por mucho que lo intente. Dicen que se guarda en un rincón especial el recuerdo del primer libro que prende en ti la llama del amor por la lectura y, aunque no soy muy amante de verdades universales, en este caso creo que tienen razón. Han pasado muchos años desde que cayera en mis manos La sombra del viento y nunca jamás he podido olvidar las sensaciones que sentí al leerlo. Este año ha salido por fin el libro que cierra la tetralogía de El cementerio de los libros olvidados y, para celebrarlo, decidí volver a releer todos los títulos antes de ponerme con El laberinto de los espíritus.

He de reconocer que tenía un poco de miedo. Miedo de no recuperar los sentimientos que despertó en mí tantos años atrás. Pero estos quedaron totalmente olvidados después de la página 50, en la que ya estaba tan perdida en la historia de Daniel y Julián Carax como lo estuve la primera vez.

Mi intención (pobre ilusa) era leerme al menos los tres primeros en un fin de semana maratoniano. Al final no lo he conseguido. A parte de que no he podido dedicar tantas horas a la lectura como tenía planeadas, una vez empecé a leer ya no pude saltarme una sola línea, dejando una lectura en diagonal por imposible. Muchos dirán que no es una maravilla literaria, y seguramente tengan razón, pero a mí me ha enamorado, por segunda vez.

No podría elegir qué es lo que más me gusta de este libro: la maravillosa Barcelona de cuento, que desde entonces no he podido parar de buscar sin acabar de encontrarla; la historia o las historias, mejor dicho, que se van entrecruzando unas con otras, o los maravillosos personajes. De todos ellos, del que guardo y guardaré un mejor recuero es de Fermín, con el que me he sorprendido más de una vez con una sonrisa en la boca, cuando no una sonora carcajada.

El argumento, por su parte, es de un ritmo ágil y rápido, a pesar de que haya poco diálogo y mucho monólogo interior. Pero el misterio se mantiene hasta prácticamente la última página y el final es como tomar una onza de tu chocolate favorito después de una comida deliciosa, bien dulce.

Todo ello en conjunto hace de La sombra del viento un libro lleno de magia que recomiendo muchísimo si aún no habéis leído, sobre todo si os gustan los libros de intriga y ritmo trepidante, al estilo de El código da Vinci,

Al principio estaba un poco reticente, con la de libros que tengo pendientes en mi mesita de noche, pero ahora me alegro muchísimo, porque con pocos libros he sentido al leer lo mismo que con la sombra del viento, que es un poco para mí, lo mismo que los libros de Carax para Daniel.

Creo que me los podré leer más rápido, porque no me apassionaron tanto como el primero, así que alomejor hago una reseña conjunta. Todavía no lo he decidod. De momento, aquí os dejo.

Y vosotros, ¿sois pro o contra Zafón?

Que acabéis de pasar una bonita semana llena de lecturas maravillosas :)

jueves, 12 de enero de 2017

Una imagen vale más que mil palabras... ¡Hoy foto-reseña!


¿Cómo va la semana? Igual todavía estás con la resaca de las fiestas… Tanto comer y beber lo dejan a uno hecho polvo, ¿verdad? ¿Qué tal se portaron los Reyes? Yo, la verdad, no me puedo quejar y te voy a enseñar por qué:


Hoy no me enrollo mucho escribiendo y lo que quiero compartir contigo es la foto-reseña de la edición ilustrada por Rébecca Dautremer de Alicia en el país de las maravillas. Cuando abrí el regalo casi se me saltan las lágrimas de felicidad y no podía parar de hojearlo todo el rato. El libro es una preciosidad y brilla con luz propia a pesar de la horrible calidad de mis fotos (por lo que pido perdón, pero no estaba nada inspirada ayer). 







No solo las ilustraciones a doble página son una maravilla, el libro está plagado de detalles preciosos.

 




Y me encantó esta última página con esta foto en especial:


Porque lo primero que pensé cuando vi la portada fue: qué raro se me hace ver una Alicia de pelo oscuro… Pero al descubrir la fotografía me maldije, una vez más, por haber interiorizado tantísimo la versión Disney de este cuento, como de tantos otros…
Espero que, a pesar de la calidad de las fotos, hayas podido apreciar la belleza del libro. Quizá debería haber apuntado en mis propósitos de año nuevo un cursillo de fotografía para principiantes… No lo descarto...

¿A ti también te gustan las ediciones ilustradas? ¿Compartes alguna conmigo? No te cortes y déjame un comentario. ¡Me encantará leerlo!

Felices lecturas y que acabes de pasar una maravillosa semana :)





miércoles, 4 de enero de 2017

Este año me pongo... ¡Y me pongo!


¡Hola!

¿Cómo han ido las fiestas? ¿Aún estás de resaca? Ahora ya solo queda el roscón y podremos dejar comer como cochinos y coger boli y papel para empezar, un año más, la lista de propósitos para el año nuevo.

La mía no es nada original, ya que cada año fracaso en lo mismo… Glups… Pero la clave se encuentra en no desistir jamás, así que allá va:
 
Leer más: ¿Sencillo no? Este año h leído mucho menos de lo que quería, a pesar de haber tenido bastante tiempo. No sé si este año lo conseguiré, ni si tendré tanto tiempo como querría, ya que mi vida ahora mismo se encuentra en un impasse que no se bien hacia dónde me lleva; pero tengo bien claro que todos los momentos posibles los quiero dedicar a lo que me hace feliz. 

Leer más clásicos: cada año me lo propongo y cada año me queda pendiente. El volumen de novedades que salen al mercado es acaparador y es imposible no volverse loco al pisar una librería. Este año, no obstante, intentaré no dejarme cegar por todos los libros nuevos que se me pongan delante y leer al menos tres clásicos de la literatura universal. ¡Que la cultura hay que currársela! 

Leer más en catalán: todos los grandes autores dicen que leyendo es como verdaderamente uno aprende a escribir. Desde que vivo en Alemania leo mucho más en castellano, no sabría decir por qué, y me lo noto en la fluidez a la hora de escribir.  

Darle caña al blog: este es mi último propósito, pero no el menos importante. Quiero continuar publicando mínimo una vez por semana y ponerme las pilas con las Newsletters. Además, quiero conseguir darle un empujón al contador de seguidores. Y para eso me vendría genial tu ayuda. ¿Qué podría mejorar? ¿Qué echas en falta? ¿Qué no te gusta del blog? No te cortes, que de las críticas siempre se aprende (constructivas y respetuosas, eso sí) ¡y yo tengo muchas ganas de seguir aprendiendo!

Pues esto es todo por ahora, espero tus comentarios con muchas ganas y hasta la próxima nos vamos siguiendo por las redes sociales. ¡Qué tengas una semana llena de lecturas maravillosas!

sábado, 31 de diciembre de 2016

Bye bye 2016, hasta otro ratito

 
 
Madre mía, madre mía. Esto de hacerse de mayor es muy duro, cada año que pasa vuela más deprisa… Ya me lo decía mi madre y, como en tantas otras cosas, ha acabado teniendo razón.

Éste, no obstante, ha sido un año especial porque es el primero de Palabras que cuentan :) Esperemos que tenga una vida larga y que podamos seguir compartiendo, tu y yo, muchas más horas de lecturas maravillosas.

He de confesar que este 2016 he leído mucho menos de lo que me había propuesto… No he llegado a 30 libros cuando mi objetivo en Goodreads, muy ambicioso por otro lado que ya me voy conociendo, era de 50. El año que viene intentaré ser más realista, o no… Seguro que alguna vez lo consigo.

A pesar de ello, mi año ha estado lleno de lecturas que me han apasionado y al final eso es lo que importa. Me cuesta destacar de entre todas ellas mis favoritas, pero si tengo que elegir serían éstas:
 
 

Diarios del Sáhara, de Sanmao, junto con Editorial :Rata_ fue el descubrimiento del año, como habréis podido notar por lo pesada que he sido y sigo siendo en Instagram. Barriendo para casa, también fue todo un descubrimiento Fernando Roye y su sargento hechizado. Si te gusta la literatura romántica, no puedes perderte la saga Outlander, de Diana Gabaldon, yo ya estoy acabando el tercer libro y es una pasada. El mejor es, sin duda, el primero y es imposible no enamorarse de Jamie, te gusten o no los hombres, para el resto de tu vida y más allá. Aunque ya había leído algo de Jojo Moyes, Yo antes de ti me sorprendió muy gratamente. Cómo lloré… Dejando de lado el moñerismo, Ken Follet es ya un clásico y el primer libro de su nueva trilogía, La caída de los gigantes, es espectacular. Y entre los favoritos no podía faltar mi queridísima Almudena.

Aunque este año no he leído muchos libros, se me ha ido de las manos comprándolos y tengo una lista de lecturas pendientes que da hasta susto. Yo creo que si me jubilara ahora mismo no llegaba a cumplirla.

Uno de los últimos en llegar es el Laberinto de los espíritus, el encargado de cerrar la tetralogía de El cementerio de los libros olvidados. Para celebrarlo me he traído de Barcelona los otros tres libros y ya tengo reservado un finde de enero para pegarme una maratón de Zafón que se me va a quedar el culo pegado al sofá.
Otras maravillas que me esperan, gracias básicamente a los regalos de Navidad, son La niña alemana, Todo esto te daré, Precoz y El universo en tu mano.

Además, este año he descubierto las suscripciones literarias y ya les he estado llorando para que se arranquen a hacer envíos al extranjero y poder suscribirme a todas ellas. Aprovechando mi escapada a casa por las fiestas me animé con El correo rebelde de diciembre y no podía estar más emocionada al abrir la caja. ¡Qué ilusión! Todos esos regalitos y monerías… Me encanta ser tan friki.

Y este ha sido, a grandes rasgos, mi año literario. A parte de eso, el 2016 lo empecé comiéndome las uvas solita en Múnich, por la mitad mandé a la porra un trabajo que odiaba y me llegaron los 30 en medio de una mudanza que me llevó a Offenbach, muy cerquita de Frankfurt, donde voy a acabar este año que no sé si ha sido bueno o malo, pero que ahí está para el recuerdo.

Dejo para el próximo post los propósitos de año nuevo, así que me despido de ti hasta el año que viene. Disfruta como loco de la Nochevieja, come, bebe, brinda y se muy feliz. Eso sí, guarda un ratito para leer.

¡Un beso y hasta la próxima!

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Reseña || Harry Potter y el legado maldito


Siempre fue difícil ser Harry Potter y no es mucho más fácil ahora que es un empleado con exceso de trabajo del Ministerio de Magia, un marido y padre de tres niños en edad escolar.
Mientras Harry se enfrenta con un pasado que se niega a permanecer donde pertenece, su hijo menor Albus debe luchar con el peso de una herencia familiar que nunca quiso. Como el pasado y el presente se fusionan ominosamente, padre e hijo descubren una verdad incómoda: a veces, la oscuridad viene de lugares inesperados.


¡Hola de nuevo!

Esta semana tocaba reseña sí o sí y ya va tocando hablar de Harry Potter y el legado maldito. ¡Cuidado! El comentario puede contener spoilers, aunque no muy importantes, lo prometo. Al leer el libro intenté que la niña en mi interior no me cegara, pero creo que, al final, no lo pude evitar. Harry Potter es una parte importantísima de mi infancia/adolescencia. Significa para mí, en parte, el descubrimiento del placer de la lectura, de dormirme a las tantas de la madrugada por la necesidad de un capítulo más y la incapacidad de huir de un mundo que atrapa hasta la última célula de tu cuerpo.

Por otra parte, leer teatro es bastante nuevo para mí; además el hecho de leer en una lengua que no era la mía también me condicionó mucho (leí el libro en alemán, que después de tres años viviendo aquí, ya tocaba). Ambos factores han hecho de contrapunto a lo anteriormente dicho. Hay que recordar, además, que J.K.Rowling es quien aportó la idea, pero que no se trata de un texto escrito por ella, sino por John Tiffany y Jack Thorne. No obstante, a medida que iba pasando páginas, el libro consiguió alejarme de la realidad y atraparme realmente. Y eso tiene mérito.

Si bien es cierto que me costó reconocer en esta nueva historia a alguno de los personajes de la saga original, también se puede alegar que en 25 años las personas cambian mucho. A pesar de ello, me hubiera gustado que Ron, por ejemplo, hubiera tenido más peso en la historia y hubiera conservado más de su esencia. Me dio la impresión de que lo habían dejado como a un mero payasete, que está ahí para hacer la broma de turno y poco más.

En respecto a los personajes nuevos, no me ha dado la impresión de que sean tan carismáticos como sus predecesores, que en mi opinión eran casi perfectos, pero reflejan otros aspectos que en los libros anteriores no se trataban, como por ejemplo el hecho de superar el ser “el hijo de” y los conflictos entre padres e hijos. 



<<< Alerta Spoileeer >>>


Además, el regalo de volver a revivir a Snape fue tan maravilloso… Aunque fuera por poco tiempo. ¡Cómo lo echo de menos!


.........................................................................................................................................



Por otro lado, igual es porque, como he dicho, no estoy acostumbrada al género, pero la historia me ha parecido un poco falta de contenido y profundidad. Me dio la impresión de que pasaba todo muy rápido, sin prestar mucha atención a detalles y que no era tan fácil visualizar el mundo maravilloso que tanto disfrutamos en los libros originales.

No obstante, debo decir que disfruté mucho de la lectura, igual no tanto como me habría gustado, pero no tengo en absoluto una mala opinión del libro, si . se toma como lo que es y no como lo que quisiéramos que hubiera sido. Sé que a muchos nos hubiera gustado más del Harry Potter original, pero creo que el resultado habría sido peor. 

¿Qué opinión te merece el libro?  Comenta, comenta. Yo me despido hasta la semana que viene y te deseo una muy Feliz Navidad. Yo, aunque sea exprés, podré disfrutarlo con la familia, espero que tu también. Pero si no te toca estar lejos de casa, ¡ánimo! Ahora no sé de dónde me viene, pero aunque estemos solos, estamos unidos en nuestra soledad (creo que es de Posdata te quiero...)

¡Abrazos!